• Anuncio

Online desde el 17 de Marzo de 2006 / Usuari@s Conectad@s ahora : website counter


DEPORTE GYM Y HEPATITIS B

Complejos alimenticios, otras alternativas a los metodos tradicionales

Moderador: malenka

DEPORTE GYM Y HEPATITIS B

Notapor KennyFajardo » Mar Ago 25, 2015 10:06 am

Les cuento que yo solia hacer Gym porque practico fisicoculturismo. hasta que me aparecieon los sintomas de hepatitis B el 6 de junio. estuvecon sintomas ictericia, dolores de cabeza, cansancio, algo de ascos, pero no diarria, no vomitos, no heces claras, estuve asi como dos semanas , lo sintomas se fueron. mi semblante cambio bastante para bien, como si volviera a mi antes de esto, pasaron dos semanas sin sintomas, aunque tenia algo..de amarillo en la orina pero tal ves no era por la hepatitis B, me fui a hacerme los analisis otra vez y salio todavia positivo la hepattitis B, lo cual me dejo soprendido porque pense que al no tener sintomas ya estaba sano , el doctor me dijo que regrese en Octubre, hasta hoy en dia no tengo ningun sintoma, aunque mi orina aveces sale amarillo a veces transparente , pero tal vez sea por falta de tomar liquidos, Ahora a todo mi duda es
- YO PUEDO HACER PESAS GYM ASI TENGA LA HEPATITIS B como activo sin tener sintomas?
...Aportaria en mi recuperacion para la hepatitis B para que salga negativo,
....o simplemente no aportaria nada osea indeferente,
....o tal vez me haria peor ?
- Para yo poder generar masa muscular perdida, necesito comer mas proteinas y carbohidratos. asumo que suplementos todavia no puedo. pero podre comer claras de huevo?
Saludos a todos
KennyFajardo
Nuev@ usuari@
 
Mensajes: 1
Registrado: Mar Ago 25, 2015 9:33 am

Anuncio

Re: DEPORTE GYM Y HEPATITIS B

Notapor Arthur » Mié Sep 30, 2015 11:23 am

Hola Kenny. Bienvenido al foro
Los sintomas que tenias es porque estabas en la fase aguda .
Respecto al tema del Gym deberías consultar con el hepatólogo
Te dejo un poco de información ...

¿Cuáles son los síntomas en las diversas fases de la hepatitis B?

A continuación haremos un viaje por los síntomas que pueden acontecer durante las diversas fases de evolución de una hepatitis B. Estos síntomas pueden llevar hasta 20 ó 30 años para aparecer y no necesariamente todos ellos se harán presentes. Es simplemente una recopilación, un guía para ayudar a identificarlos, sirviendo así para nos alertar, pues el organismo otorga una especie de pedido de socorro, para que sean tomadas las medidas terapéuticas necesarias.

Las hepatitis tienen dos fases con características muy diferentes. La fase inicial después del contacto con el virus es llamada de fase aguda. En esta fase la mayoría (95%) de los individuos adultos elimina espontáneamente el virus del organismo, quedando curado de la enfermedad.

Aproximadamente 70% de los adultos que se contaminan con la hepatitis B no presentan síntomas de ningún tipo. Los restantes 30% de los infectados pueden presentar fatiga, pérdida de apetito, nausea, dolor abdominal en la parte derecha superior del abdomen, ictericia (piel y ojos de color amarillento) orina oscura. Estos síntomas pueden demorar de dos a seis meses para aparecer. Este período sin síntomas es llamado de período de incubación de la enfermedad. Síntomas como una picazón en la piel (de origen alérgico), dolor e hinchazón de las articulaciones y un aumento de la temperatura o muy similares a un estado gripal pueden corresponder a la fase aguda de la enfermedad, que pasa desapercibida.

Aproximadamente 95% de los adultos, particularmente aquéllos que presentan síntomas durante este período inicial (fase aguda) va a se recobrar totalmente de la infección, curando espontáneamente y desarrollando inmunidad, esto es, estarán protegidos de una nueva infección en el futuro.

Raramente la hepatitis B puede se transformar en una hepatitis fulminante. En estos casos aparecen prácticamente todos los síntomas arriba descritos acompañados aún de encefalopatía (confusión mental) y sangrados debidos a alteraciones de la coagulación. Estos casos necesitan de atención inmediata, pudiendo llevar a la muerte en pocos días.

La eliminación espontánea del virus depende de la capacidad de respuesta inmunológica del propio organismo. Individuos con respuesta inmune adecuada tienen mayor probabilidad de eliminar la infección. Curiosamente, cuando la respuesta inmune es mayor, las posibilidades de presentar síntomas son mayores. Contrariamente, una respuesta inmune más flaca presenta menos síntomas, pero puede causar mayores daños al hígado al tornar crónica la infección. Los niños que son infectados con la hepatitis B por transmisión materno-fetal en general son totalmente asintomáticos, pero la posibilidad de la infección se vuelve crónica y superior a los 90%.

Por definición científica, pasados seis meses de la infección y si el virus no fue eliminado espontáneamente, permaneciendo en el organismo, la enfermedad se vuelve crónica. El diagnostico de la hepatitis B en individuos con la enfermedad crónica puede volverse muy difícil, cuando los individuos no presentaron síntomas en la fase aguda, siquiera se sospechando de haber tenido contacto con el virus. Éstos infectados pueden permanecer años y décadas sin presentar ningún síntoma. Durante todo este tiempo las pruebas de sangre pueden presentar pequeñas anormalidades, como discreto aumento de las transaminasas, que pueden alertar para la realización de pruebas de sangre, que hacen el diagnóstico de la infección por el virus B

Estos individuos que se encuentran infectados de forma crónica podrán progresar para fibrosis severa, cirrosis o cáncer en el hígado. Pueden, aún, presentar los síntomas característicos de elevado daño hepático, quedando debilitados, cansados y susceptibles a infecciones. Pueden presentar pérdida de masa muscular, especialmente en los hombros o en los muslos (glúteos o parte superior de las piernas). La pérdida de peso puede estar relacionada con una nutrición deficiente por la pérdida de apetito o por una digestión anormal, deficiencias de absorción de los nutrientes o el metabolismo del hígado perjudicado. La pérdida de la visión nocturna o dolores en los huesos pueden ser indicativas de problemas avanzados en el hígado. Pacientes con cirrosis frecuentemente presentan características comunes, como los pechos hinchados, disminución del tamaño de los testículos, palmas de las manos rojas y manchas en la piel en forma de telas de araña.

La fase cirrótica es caracterizada por el aparecimiento de ciertas complicaciones. Suele ser llamarla de cirrosis descompensada o también de falencia hepática. Las complicaciones del cirrosis incluyen la ascitis, la encefalopatía, sangrados en las varices del esófago, problemas en los riñones, coagulación deficiente, ictericia, aumento del bazo y complicaciones pulmonares.

La hipertensión portal es el término usado para definirse el aumento de la presión en el sistema venoso del hígado que acontece en los pacientes con cirrosis.

Ascitis es la retención de fluidos en el abdomen, popularmente llamada de "barriga de agua". La retención de fluidos también ocurre en los tobillos, cuando recibe el nombre de edema. El fluido retenido en el abdomen puede infeccionar, causando fiebre y dolor abdominal.

La encefalopatía hepática causa soñolencia, confusión y coma.

La dilatación de las varices del esófago puede hacer que éstas se rompan, causando sangrados que aparezcan o en los vómitos o en las heces fecales, poniéndose más oscuras por la presencia de sangre.

Algunos pacientes pueden presentar un aumento del tamaño del bazo presentando anemia (disminución de las células rojas de la sangre causando debilidad y cansancio), leucopenia (disminución de las células blancas de la sangre, quedando sujeto a infecciones) y también la disminución de las plaquetas, perjudicando la coagulación de la sangre.

Finalmente, la complicación más temida en las hepatitis crónicas por el virus B, mismo sin cirrosis es el aparecimiento del cáncer en el hígado. El cáncer de hígado primario (originado en el propio hígado) puede acontecer en individuos infectados crónicamente con la hepatitis B, con mayor incidencia en personas de piel oscura (afro descendentes) o de descendencia oriental.

El surgimiento del cáncer puede no dar síntomas, de allí la necesidad de acompañamiento médico constante, con exámenes específicos. Síntomas posibles, aunque inespecíficos del cáncer en el hígado son dolor e hinchazón abdominal, el tamaño del hígado aumentado, pérdida de peso y fiebre. También, los tumores hepáticos pueden aumentar las células rojas de la sangre y disminuir el nivel azúcar en la sangre. El diagnostico más eficaz es con exámenes de imagen, como la ecografía, y la evaluación de las alfa-feto-proteínas.
- See more at: http://hepato.com/p_hepatite_b/005_hbv_ ... 3l7UR.dpuf
posting.php?mode=reply&f=13&t=12262
VHB. Curación espontánea.
VHC 3a.
IL-28CC
F1-F2 7,3 kPa
Esteatosis
Carga viral pre-tto 1.174.000 ui/ml .
Inicio tratamiento 17-01-2014
Pegasys (180 mcg) + Ribavirina 1200 mg ( 3-3 ).
S4 - Ribavirina a 1000 mg ( 2-3 )
S8 - Interferon a 135mcg
Semanas 4-12-20-24 Indetectable
Fin del tto 04-07-2014 ( plaquetas 33.000 , hemoglobina 9.8 )
S28 Indetectable ( plaquetas 64.000, hemoglobina 14.1 )
S36 - RECIDIVA - 4.902.000 ui/ml

Enero 2015 ---- 6.1
Julio 2015 ----- 6.4

Octubre 2015 --- 8.8

Inicio tto 20-10-2015 SOF + DCV 12 semanas
CV 1.395.000
Plaquetas 107.000
S8 Indetectable
S12 Indetectable
Fin tto 11-01-2016
12s post-tto -- RECIDIVA

Inicio tto con VOSEVI 12 semanas (13/02/2018 - 07/05/2018)
S4 Indetectable
Avatar de Usuario
Arthur
¡ Vive en el Foro !
 
Mensajes: 3693
Registrado: Dom May 04, 2014 3:25 pm


Volver a Alternativas y ayudas al tratamiento

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron